Saltar al contenido

¿Cómo quitar el óxido de una sartén de hierro fundido?

A veces encontramos un tesoro que heredamos de nuestra familia o bien, disponemos desde hace años de nuestra favorita sartén escondida por algún armario. Pero, ¿cómo podemos recuperar una sartén de hierro fundido y eliminar la oxidación superficial?

No tiene porque ser difícil, recuperar la sartén. Es decir, mientras el óxido no sea demasiado serio (no más de 3 mm de profundidad). Entonces,  podremos volver a poner la sartén en forma para su utilización. Después de eliminar todo el óxido, asegúrate de sazonar la sartén antes de usarla o guardarla para mantener su conservación intacta.

¿Cómo eliminar el óxido de una sartén de hierro fundido?

A continuación, te mostramos los pasos que debes realizar para recuperar tu sartén favorita:

  • Dependiendo del tamaño de la sartén que tengamos, añadiremos de 2 a 4 cucharadas de sal en el medio de la sartén.
  • Agregue una cantidad igual de aceite vegetal.
  • Frote la sartén vigorosamente con una servilleta de papel doblada, concentrándose en las manchas oxidadas pero cubriendo todas las superficies con la mezcla de aceite y sal.
  • Agregue más sal o aceite según sea necesario.
  • Para manchas de óxido más serias, frote con lana de acero fino.
  • Lave la bandeja con líquido para lavar platos y enjuague bien con agua caliente.
  • Secar completamente para eliminar la humedad y evitaremos que se vuelva a oxidar.

Ver vídeo demostrativo, ¿Cómo cuidar las sartenes de hierro fundido?

 

¿Qué pasos debo realizar para sazonar la sartén de hierro fundido?

  1. Si sazonamos bien la sartén de hierro fundido, resistirá al óxido y creará una superficie prácticamente antiadherente para cocinar.
  2. Para sazonar, impregna con aceite vegetal ligeramente sobre toda su superficie.
  3. Caliente la sartén en un horno a 120 °C durante 1 hora, repintando con más aceite después de 30 minutos.
  4. Limpie y seque bien la bandeja con toallas de papel y deje que se enfríe completamente antes de usarla.

Para mantener o preservar el revestimiento protector natural, no utilices jabón cuando limpies una sartén sazonada. En su lugar, frota con sal y aceite, enjuaga con agua caliente y luego, lo secas completamente a fuego lento antes de guardar la sartén.